Historias narradas por Sathya Sai Baba

La justa repartición

Dos hermanos querían dividirse su propiedad en partes iguales después de la muerte de su padre. Encontraron que era sencillo repartir las tierras, el dinero, la casa, los enseres y otras cosas en partes iguales; sin embargo, había solamente una vaca. ¿Cómo compartirla en partes iguales? Su codicia por la riqueza y la propiedad era tal que no titubearon en partir a la vaca en dos para una repartición justa. Los vecinos no podían tolerar esta actitud de los hermanos. Ellos comentaban: “La vaca es un animal sagrado para nosotros los hindúes, matar a una vaca es un pecado. Ustedes pueden vendernos la vaca a uno de nosotros y dividir la cantidad que reciban proporcionalmente entre ustedes mismos”.

Los dos hermanos aceptaron inmediatamente. Sin embargo, ¿por qué no pudieron pensar por sí mismos en esta simple solución? Su instinto tan arraigado y codicioso había nublado su razón y endurecido sus corazones.

Un deber para cada condición

Un renombrado actor fue al salón de audiencias de un rey en el papel de renunciante. El rey lo honró como a un gran monje y le hizo varias preguntas sobre prácticas espirituales y filosofía, que él contestó con un lenguaje profundo y términos apropiados. El rey quedó muy complacido y ordenó a su ministro que trajera un plato con monedas de oro como ofrenda para el santo, pero el renunciante rechazó el regalo; dijo que había renunciado a todo apego y por ello, ni siquiera podía mirarlo, y se fue. Al día siguiente, el mismo actor entró al palacio personificando a una gran bailarina. Su baile resultó ser la mejor muestra del arte de la danza, de acuerdo con las reglas. El rey lo apreció mucho y el ministro trajo la charola de monedas de oro. “La bailarina” rehusó aceptarla porque era muy poca recompensa por la habilidad exhibida. El rey, sospechando por la voz que era la misma persona que el día anterior había ido como renunciante, le preguntó por qué pedía más hoy, cuando el día anterior había rehusado el mismo regalo. “La bailarina” replicó: “Ayer era un renunciante, y así, era mi deber rehusarlo; hoy soy una bailarina y, por lo tanto, es mi deber ganar lo más que pueda de mis admiradores”.

Apego

El yo debe ser concebido como una ola en el océano de Dios, no como la primera persona del singular. Esa primera persona los conduce al mundo del temor y de la codicia: mi casa, mi pueblo, mi país, mi lengua, y así se enredan más y más inextricablemente.

Había un hombre de Putaparti que vivía en una choza solitaria en la orilla del Ganges, unos kilómetros arriba de Haridwar. Practicaba severas disciplinas y era muy admirado por otros monjes. Un día, mientras se bañaba en el río, oyó a un grupo de peregrinos que habían llegado a ese lugar hablar entre ellos en télegu. Su apego a su lengua materna lo hizo acercarse a los peregrinos y preguntarles de dónde venían. Éstos le dijeron que venían de Rayalasima. El quiso saber más; eran del distrito de Anantapur; los oídos del monje ansiaban oir más detalles; los peregrinos eran del distrito de Penukonda, en verdad, del mismo Puttaparti. Así, el monje se sintió muy feliz; les preguntó por sus propias tierras, su familia, sus amigos, y cuando le dijeron que algunos de ellos habían muerto, el pobre monje comenzó a llorar como un tonto. Todos sus años de prácticas espirituales se desvanecieron, se derrumbaron ante el ataque del apego a su idioma. ¡Así estaba de atado a su lengua materna!

Encuentra libros de Sai Baba en las tiendas Yug

PERCEPCIÓN EXTRASENSORIAL Y CLARIVIDENCIA

Por Selene Nazar
La clarividencia es la capacidad de percibir, sabe o ver
más allá de los cinco sentidos y por esa razón, a menudo se
llama el “sexto sentido”. La Sociedad Teosófica fue
fundada en 1875 con el objetivo de investigar, estudiar y
explicar los fenómenos mediúmnicos. Charles
Webster Leadbeater (1854-1934), miembro activo de
la Sociedad Teosófica definió la clarividencia como “el poder de ver
lo que está oculto a la vista de la física ordinaria”.
La clarividencia (del francés en el siglo XVII clair que
signifca “transparente” y voyant que signifca “ver”) es la
capacidad para obtener información acerca de objetos,
personas, lugares o eventos físicos a través de distintos
medios a los sentidos humanos conocidos, una forma de percepción
extrasensorial.
La clarividenciala “vemos” con lo que comúnmente se conoce como “el
tercer ojo” ( el sexto chakra). En el cerebro tenemos una glándula
llamada pineal y se encuentra en la zona posterior del cerebro casi en el
centro de la cabeza. Esta glándula se ha degenerado de su tamaño original,
comparable a una pelota de ping pong a su actual tamaño comparable al de un
guisante, porque nos hemos olvidado o nos han hecho olvidar cómo usarlo.
A medida que desarrolla sus habilidades psíquicas somos capaces de mirar a una
frecuencia más alta, con los ojos abiertos.
Podemos desarrollar diferentes habilidades o dones con ésta glándula como
son: la telepatía en que la información se obtiene directamente de una fuente
física externa, en lugar de ser transferida desde la mente de un individuo a
otro. También la Clariaudencia, Clarisitiencia, Videncia, hasta llegar a ser algo
que llamamos seres CLARICONSCIENTES.
clari-ene17

El sábado 28 de enero ven al taller CLARIVIDENCIA Y PERCEPCIÓN EXTRASENSORIAL
Equilibra tus chakras y conéctate con los elementales para recordar su don de abundancia y tu misión de vida
Parte de lo que veremos:
Aura y chakras
Colores del Aura
Técnicas de conexión con la Madre Tierra y los elementales
Recordando mi origen divino
Imparte Selene Nazar
Sábado 28 de enero
11 a 18 hrs.
Aportación $890
Para apartar tu lugar o pedir informes por favor escribe a yahoel-revelaciones@live.com.mx
Librería Esotérica Yug
Av. Chapultepec 522, Col. Roma, cerca metro Sevilla,
tel.: 55535663
www.tiendayug.com
#cursoclarividencia

Mantras de los 9 planetas

 

Planeta mantra significado número de repeticiones momento
Surya Om hrim shrim Suriyaye namaha Om Saludo al Luminoso siete mil veces de la luna nueva a la llena
Chandra y Om shrim hrim cham Chandraye namaha Om Saludo al Brillante once mil veces de la luna nueva a la llena
Brihaspati Om brim Brihapataye namaha Om Saludo al gran señor 19 mil veces de la luna nueva a la llena
Rahu Om gam Ganeshaye namaha Om seguido de Om ram Rahuye namaha Om Saludo al Señor de los innumerables y saludo al Capturador 216 veces, es decir, dos rondas de 108  
Budha Om Mahalakshmaye vidmahi, Vishnu priyaye dhimahi, tanno Lakshmi prachodayat. Om Saludo a la Fortuna, a la sabia esposa del Omnipresente, que ella ilumine nuestro intelecto cinco mil veces  
Shukra Om jum, ham, sa, bhur, bhuvaha, svaha, Karttikeya namaha, svaha, bhuvaha, bhur, sa, ham, jum, Om Saludo al hijo de las siete estrellas once veces al día  
Ketu Om nrim nrim nrim Narasimhaye namaha Om Saludo al hombre-león 17 veces de la luna nueva a la llena
Shani Om aim hrim shrim shum Shanaishcharaye namaha Om Saludo al Lento 108 veces al día  
Mangala Om namo Hanumate hum Om Saludo al de la gran quijada 108 veces al día  

 

Alex Grey

¿Somos sólidos?
Si la respuesta es no, entonces una pregunta de índole física nos lleva a una de índole metafísica: ¿somos pura energía? Entonces, si las partículas que nos conforman andan por todas partes, ¿las partículas del “otro”, de los “otros”, andan comunicándose, interactuando con las “mías”?
Tal vez el arte visionario de Alex Grey nos puede dar mejores respuestas, ya que el arte habla con otro lenguaje y va más allá de lo racional. Los espejos son sagrados porque reflejan imágenes sagradas. Sí, tu imagen y la mía son sagradas. Tu esencia y mi esencia son una y la misma.
Tú y yo somos uno. Así de fácil.

Visita las librería yug y encuentra las obras de Alex Grey
Monique, de la carta del editor del buscador y sus caminos, mayo 2013